© Nicolas Fernandez

El queso

de los Pirineos

El queso de los Pirineos Bearneses

Puede que cuando pensemos en Francia, así de manera general, nos venga a la mente casi de inmediato uno de los productos que mejor se saben hacer en los valles del Pirineo Bearnes. Se trata, indudablemente, del queso.

Manuel conseiller en séjour
Manuel

Asesor Turístico

Uno de los mejores

A pocos kilómetros de España podéis encontrar unos de los mejores y más premiados del mundo. Además, podréis visitar directamente algunas de las granjas donde se produce este exquisito manjar y comprobar cómo se elabora por maestros queseros que con agrado os harán degustar sus productos.

Tanto las montañas que rodean los valles de Aspe y Baretous, como las llanuras del Piamonte Oloronés, los Pirineos Bearneses son una tierra de ganaderías ancestrales donde se ha sabido guardar la tradición y el buen hacer generación tras generación.

Y en la Montaña...

La abundancia y fertilidad de los verdes pastos de este lado de las montañas dan a los quesos producidos en los Pirineos franceses unos sabores llenos de matices únicos. Todos los amantes del queso podrán regalar sus paladares y apreciar el gusto de una tierra cargada de identidad.

un tipo de queso para cada gusto

La variedad es bastante amplia y cada amante del queso encontrará con facilidad su favorito.

El queso puro de oveja es el más característico de esta zona de la cordillera pirenaica. Un queso con unos sabores que van desde el olor de los pastos regados por la lluvia fresca, hasta la intensidad de las semillas tostadas por un fuego de leña. Entre los más reconocidos se encuentra la denominación de origen de Ossau-Iraty. Una variedad cuya producción se extiende desde el Pico de Midi de Ossau, pasando por los valles bearneses, hasta los bellos montes del País Vasco.

El queso de cabra también forma parte de las delicias culinarias de esta zona. Un queso más blanco, proveniente de una producción más escasa, pero de una leche rica en grasa y rebosante de sabores que harán llegar las flores de estas montañas hasta tu paladar. Como el queso de oveja, podemos encontrar estos quesos en forma de pasta dura, suaves o bien maduros, y también de pastas untuosas… Algunos de ellos ganadores de los más prestigiosos premios culinarios del país galo.

Encontraréis igualmente en estas granjas, riquísimos quesos de leche de vaca y quesos producidos con leche mixta, al igual que muchos otros productos como los yogures frescos, la mantequilla y el típico “Greuil”, que se asemeja al requesón español.

Muchos de estos quesos se elaboran en las montanas durante el verano, en el conocido periodo de la trashumancia, tradición que merece un futuro y exclusivo artículo.

el queso es una fiesta

Si tenéis la ocasión de visitar el Valle de Aspe a finales del mes de julio, podréis de asistir a sus dos importantes fiestas del queso, en los pueblo de Etsaut y Escot. Unas fiestas donde cada año se dan cita los mejores artesanos queseros de este valle y de los valles y territorios vecinos. Reunión donde no solo encontraremos quesos, sino también multitud de otros productos como las charcuterías, los vinos, los patés, la artesanía y muchos más tesoros de esta tierra acompañados de multitud de animaciones: fabricación de queso, esquilado de ovejas, música tradicional en directo, etc.

En cualquier caso, ya sea en vuestra casa, en un restaurante o en una autentica granja bernesa, la experiencia de probar uno de estos quesos junto con una copa de Jurançon, de Madiran o incluso un buen zumo de melocotón de Monein, es una de las cosas que no debes perderte y una excelente razón para visitar los Pirineos Bearneses.

Recuerda. Bebe siempre con moderación.